Mediación parental.

La mediación parental es el proceso por el cual los responsables de la educación digital del menor, acompañan a este en su proceso de alfabetización digital, le educan para que realice un uso responsable y seguro de las nuevas tecnologías y velan para impedir que los riesgos de las TIC se materialicen y en caso de ocurrir, ofrecer soluciones.

Así, en este proceso educativo deben estar necesariamente implicados todos los agentes que tienen algo que aportar en la educación del menor: padres/madres, tutores, educadores y otros profesionales.

La alfabetización digital es el proceso por el cual las personas adquieren los conocimientos y habilidades necesarias para desenvolverse en la interacción con las nuevas tecnologías.

La alfabetización digital tiene dos características principales:

Para conseguir poner en práctica una mediación parental adecuada y eficaz en el ámbito de las TIC con los menores, tenemos que tener presente tres ejes fundamentales de acción:

Cómo diagnosticar y solucionar la situación/riesgo

De este modo, aunque cada incidente, dada su naturaleza y características propias, debe abordarse de una forma diferente, podemos ofrecer unas pautas generales sobre cómo abordarlos a modo de orientación:

Educación digital

La educación digital de los menores, descuidada hasta la actualidad, se configura cada vez más como uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en la educación general del menor. Así, la educación en el uso seguro de las nuevas tecnologías debe realizarse siempre en una doble vertiente, donde no debemos descuidar ninguna de las dos.

Educación digital conductual

Educación digital tecnológica

Educación digital conductual

Con educación conductual hacemos referencia a enseñar a los menores a utilizar las nuevas tecnologías con sensibilidad, respeto, empatía y siguiendo las normas básicas de civismo y educación también en Internet.

En la educación conductual de los menores, vamos a abordar las principales estrategias de mediación parental de los responsables de la educación del menor y sus efectos sobre la conducta de éste, las normas y límites que deben establecerse en el uso de las TIC para el menor, qué es la netiqueta y su relevancia, y por último la importancia de la comunicación familiar en el ámbito de las TIC.

  • Estilos educativos de mediación parental: Los estilos educativos de mediación parental se pueden definir como “la forma regular de actuar de los padres ante sus hijos, de interactuar con ellos, en las situaciones cotidianas, con el fin de enseñarles y prepararles para el mundo en el que vivimos, el analógico y el digital”.Se pueden distinguir 4 tipos de estilos de mediación parental, cada uno con sus particularidades y con sus efectos a la hora de educar al menor en el ámbito de las TIC:
    • Estilo autoritario: Se les advierte de que las TIC tienen sus riesgos, pero sin especificar ni aclararlos, ni tampoco la forma de autoprotegerse, basándose la prevención en la prohibición en el acceso a las TIC en muchos de los casos. No se les imparte educación conductual ni educación tecnológica, por lo que aprenden el uso de las TIC sin la guía por parte de los responsables de su educación.Más información: Se caracteriza por normas rígidas y abundantes impuestas, no se dialoga ni hay negociación, inflexibles en la aplicación de las mismas, utiliza sobre todo el castigo y las críticas, escaso contacto emocional con los hijos, no se tienen en cuenta los intereses y preferencias del niño y se es demasiado exigente para el nivel de madurez del niño.
      Los efectos de este estilo sobre la forma en la que el menor interactuará con las nuevas tecnologías pueden ser: son obedientes en su interacción con las TIC cuando están presentes los padres o tutores pero, en ausencia de estos, se vuelven temerosos e irresponsables, ya que no se les enseña autocontrol, buscan y generan contenido inapropiado, pueden ejercer formas de acoso y ciberbullying, no dan el valor adecuado a lo que comparten en la Red y no utilizan la netiqueta y normas de buena educación, ya que no se les han enseñado los límites ni han tenido una guía adecuada.
    • Estilo permisivo: Se caracteriza por mucho afecto y contacto emocional, se rigen por los intereses y preferencias del niño, escaso control de la actividad del menor con las TIC, falta de normas o son difusas, poco exigentes, se le deja al menor explorar e interactuar a su antojo, evitan los conflictos, la negociación y permiten hacer al niño, delegando en otros (profesionales: docentes, amigos, pediatra…) la educación de los hijos en el ámbito de las nuevas tecnologías.Más información: Los efectos de este estilo de mediación parental sobre la forma en la que el menor interactuará con las nuevas tecnologías pueden ser: utilizan las TIC a su antojo, sin tener límites ni normas, y si se marcan horarios o límites no lo aceptan, teniendo bruscos comportamientos y una escasa tolerancia a la frustración. No conocen previamente la existencia de riesgos en el uso de las TIC, exploran Internet sin límites, exponiéndose constantemente a riesgos (ciberbullying, grooming, estafas…) y contenido inapropiado.
    • Estilo indiferente o negligente: Se caracterizan por implicarse muy poco en la educación y crianza de los hijos en general y en el ámbito de las TIC en particular, no establecen normas ni límites en el uso de las TIC, no le dan importancia a los riesgos de las mismas y también tienen una escasa comunicación con los hijos en relación a las nuevas tecnologías.
      No enseñan a los menores normas de comportamiento en interacción en la Red, ni cuáles son los riesgos ni la forma de protegerse. Pueden imponer castigos o límites severos en el uso de las TIC sin justificación adecuada.Más información: Los efectos de este estilo de mediación parental sobre la forma en la que el menor interactuará con las nuevas tecnologías pueden ser: tienen baja autoestima, no acatan ninguna norma ni límite, tienen escasa empatía y son muy vulnerables a los conflictos sociales y personales, por lo que son buenos candidatos a riesgos como el ciberbullying (tanto víctima como agresor) y al uso abusivo de las TIC.
    • Estilo democrático: Se caracterizan por ser bastante afectuosos y tener muy buena comunicación con los hijos, se les educa en la autonomía y la independencia mostrándoles cuáles son los peligros de Internet y cómo autoprotegerse de ellos, normas y límites claros, bien definidos y justificados o razonados con sus hijos en el uso de las TIC, los que a veces además participan del establecimiento de los mismos, controlan el comportamiento de sus hijos en la Red y dan pautas de buena conducta online, usan herramientas de control parental de forma consensuada con el menor y utilizan el refuerzo de forma adecuada y el castigo de igual manera.Más información: Los efectos de este estilo de mediación parental sobre la forma en la que el menor interactuará con las nuevas tecnologías pueden ser: tienen una adecuada empatía con los demás, tienen buena competencia digital y habilidades sociales y tecnológicas, conocen los riesgos de Internet y la forma de prevenirlos, si algo no entienden o les molesta o tienen un problema con las TIC, tienen más posibilidades de acudir a los padres o tutores o a algún adulto cercano para solucionarlo, buen desarrollo moral y sentido de la responsabilidad, usan por tanto las TIC de forma educada y siguiendo las normas de la netiqueta.
  • Limites y normas esenciales en la mediación parental: los límites y normas en mediación parental deben atender a los siguientes aspectos:
    • Establecer horarios y situaciones en las que se conectará a Internet.
    • Establecer edades a las que el menor podrá acceder a la Red, tener su primer móvil, tableta, portátil o cuenta en la red social de moda, entre otros servicios.
    • Limitar programas, aplicaciones, webs y servicios en función de la edad.
    • Limitar la “subida” de datos personales y de imágenes a la Red.
    • Educar a los menores en la sensibilidad y el respeto.
    • Enseñar a los menores a no responder a las provocaciones y a los malos modos de otros.
    • Educación en un ocio saludable.
  • Netiqueta: educación y buena conducta en la Red: A la hora de interactuar en Internet, hay unas normas no escritas a las que se les ha denominado netiqueta, son como las normas cívicas o de urbanidad del mundo digital. Usando buenos modales, facilitamos la convivencia online, cuestión que debemos inculcarles a los menores también.Más información: Algunas de las directrices que como padres, madres o tutores hemos de trasladar a los menores en este sentido son:
    • En la Red, hay que tratar a los demás como nos gustaría ser tratados.
    • Escribir en mayúsculas en las nuevas tecnologías significa “gritar”, por lo que no es adecuado utilizarlas.
    • Hay que pensar antes de escribir opiniones, comentarios, etc.
    • No todos los servicios que ofrecen las nuevas tecnologías tienen las mismas reglas de buen uso. Lo que es válido en una red social no tiene por qué serlo en un blog o en un chat.
    • No somos el centro de atención del ciberespacio. Hay que aprender a ser pacientes y a pedir las cosas con respeto y educación.
    • No hay que facilitar nunca datos personales de terceros, a no ser por permiso o encargo explícito de éstos.
    • Siempre que se comparte el conocimiento o trabajo de otros, hay que asegurarse que podemos hacerlo y, por supuesto, citar la fuente original.
    • Hay que respetar los horarios de todos, igual que no llamamos a un amigo a las 2 de la madrugada entre semana, tampoco habrá que mandarle un WhatsApp o un SMS.
  • Comunicación familiar: Es imprescindible que en la educación de los hijos haya una comunicación familiar fluida y bidireccional. Así, hay que darles opciones para que puedan expresarse, dialogar y preguntar. La comunicación familiar contribuye a que se establezcan y se estrechen unos vínculos que facilitarán que los hijos recurran a los padres en caso de necesidad o problemas. Y esto es igualmente aplicable en el ámbito de las nuevas tecnologías.

Educación digital tecnológica

Es la enseñanza del uso adecuado de los distintos programas informáticos, servicios de Internet y dispositivos que utilizamos para conectarnos a Internet.

Dentro de la educación tecnológica, se debe enseñar cuestiones básicas como:

  • Dispositivos: funcionamiento de los distintos dispositivos tecnológicos, mantenimiento de los mismos y cuestiones relacionadas con la seguridad y protección de la información sensible y confidencial que en ellos pueda existir (actualizaciones, antivirus y antimalware).
  • Programas informáticos: funcionamiento de los distintos programas informáticos que al menor le puedan resultar de utilidad (navegadores, buscadores, procesadores de texto, programas de presentación de trabajos, antivirus, etc.).
  • Servicios de Internet: funcionamiento de dichos servicios que el menor pueda utilizar, apertura de perfiles, gestión de los datos que en ellos se puedan publicar o facilitar, cierre de sesiones, gestión adecuada de contraseñas, opciones de bloqueo, denuncia, cierre, configuración de los perfiles, forma de acceso y distintas posibilidades que ofrezca el servicio.

Pautas y normas de prevención y seguridad en el uso de las TIC generales

Algunas de las principales recomendaciones que podamos asumir para evitar los riesgos de las nuevas tecnologías en los menores y que los responsables de su educación practiquen una adecuada y eficaz mediación parental son:

  • Sea el mejor ejemplo para sus hijos. No podemos exigir normas a los menores que posterior o anteriormente nosotros no cumplimos.
  • Los dispositivos deben ser de uso común en la familia, no privativos. Se debe evitar en la medida de lo posible que haya ordenador, tableta, videoconsola, televisión… en la habitación del menor. Se debe pactar que deje el móvil fuera de su habitación o lugar de trabajo en los ratos de estudio o de trabajo. Además de los riesgos de las TIC, exponemos al menor a un descenso del rendimiento académico.
  • No demonice las nuevas tecnologías. Prohibir o impedir el acceso es una estrategia errónea ante los riesgos de las nuevas tecnologías. Hay que fomentar el uso responsable de las mismas.
  • Establezca reglas y límites.Hay que estar informados, coordinarse entre los progenitores y hacer partícipe al menor del establecimiento de las normas, para que aumenta la probabilidad de acatarlas. Hay que establecer edades, horarios y normas de uso, en la familia y el hogar, y fuera del hogar. Use programas y aplicaciones de control parental que garanticen el cumplimiento de las normas establecidas y ayuden a saber cómo son las interacciones del menor con la Red.
  • Elija contenidos apropiados para su edad. Busque sitios web, aplicaciones, videojuegos y programas adecuados a su edad en relación a su contenido. Haga caso de las indicaciones y de códigos como el código PEGI en el caso de los videojuegos.
  • Preocúpese de conocer el entorno digital y la tecnología.Es necesario informarse, seguir webs, blogs y organizaciones de referencia, que actualicen conocimientos sobre nuevas tecnologías, campañas en marcha, alertas, casos, noticias, etc.
  • Interésese por lo que hace en Internet y con las nuevas tecnologías. Las TIC no deben producir una brecha generacional entre los miembros de la familia, deben ser un tema común, que se comparta y usen en familia, y que estrechen relaciones.
  • Ayúdele a pensar críticamente sobre lo que encuentran en la Red. No todo es cierto en Internet, hay que fomentar el espíritu crítico y la búsqueda de información basándose en distintas fuentes y en fuentes de entidad y prestigio en la materia. Enséñele la importancia de conocer y leer las condiciones de uso de los servicios que se utilicen y los permisos que se conceden para evitar sorpresas y pérdidas de privacidad.
  • Transmita confianza al menor.Hágale entender que puede recurrir a la familia también ante los problemas y dudas que puedan surgir en el ámbito de las TIC.
  • Enséñele a mantener la información personal en privado. Enséñele la importancia de no compartir información personal y familiar como domicilio, nombres, teléfonos, costumbres, horarios, colegios y lugares de trabajo…, de gestionar adecuadamente las redes sociales y servicios que use en Internet, de cerrar sesiones y cuentas cuando no sea su dispositivo, a usar nicks o alias e imágenes de perfil que no sean la propia, y las consecuencias posibles de compartir dicha información personal y familiar.
  • Conozca cómo se presentan a sí mismos en las Redes Sociales y su actividad en ellas. Cuáles son sus contactos, lo que comparten, las imágenes que suben, los perfiles que visitan, cómo se describan y lo que comentan, etc.
  • Discreción en la publicación de fotografías. Hay que sensibilizarlos para que no compartan imágenes propias con poca ropa, en determinadas posturas, imágenes en las que salen terceros sin permiso, etc.
  • Recuérdeles que deben respetar a los demás.Debemos convertirlos en ciudadanos digitales responsables. Deben comportarse como lo hacen en la vida física, y no “pisar” los derechos de los demás ni hacer lo que no le gustaría que le hicieran.
  • Enséñele a no fiarse al 100% de con quién habla en Internet. En el mundo digital hay programas para trucar todo, la imagen, el audio, el vídeo… con lo que cualquiera puede hacerse pasar por otro, engañar (grooming), robar la identidad de alguien conocido (suplantación), etc.
  • Enséñele a crear contraseñas seguras y robustas y a proteger sus dispositivos.Tener contraseñas inseguras, es como dejar la puerta de casa abierta, y arriesgarse a que nos roben toda la información o los perfiles. Hay que proteger los dispositivos con los que accedemos a la Red, para evitar pérdidas de información o virus informáticos con los que luego controlen nuestros dispositivos para poder cometer fraudes y delitos en nuestro nombre.
  • Enséñele la importancia de tener un equilibrio en el tiempo de uso de las TIC. Las TIC tienen muchas potencialidades y usos positivos, pero si se invierte demasiado tiempo en ellas, además del riesgo de afecciones físico-psicológicas, se pierde cosas del mundo físico o analógico

Más datos

Hay que intentar evitar por todos los medios que los riesgos de las TIC se materialicen en los menores, pero los riesgos no son los mismos en unas edades que en otras. Por ello, las pautas de prevención también deben ser distintas y estar adaptadas según la edad y el uso que se haga de las TIC.

Algunas de las pautas y normas de prevención y seguridad en el uso de las TIC para la etapa de primaria (6-12 años) son:

  • Es la etapa en la que verdaderamente comienzan a interactuar con Internet, con lo que es la mejor etapa para empezar a inculcar una serie de valores y normas de buen uso y comportamiento ante las TIC en los menores.
  • Es conveniente configurar cuentas de usuario, entornos de trabajo, eliminar publicidad, activar filtros y opciones de control parental, etc.
  • Hay que enseñarles normas de buena conducta en la Red para evitar riesgos y sucesos innecesarios. La netiqueta (conjunto de normas de buena educación en la Red) es algo que deben aprender desde bien pequeños.
  • A estas edades sigue siendo necesaria una supervisión de los adultos acerca de lo que los menores hacen en Internet. Debe ser algo consensuado y pactado con el menor, no se espía al menor, se vela por su seguridad en las TIC.
  • A esta edad empieza a ser fundamental insistir en la importancia de temas como la seguridad del dispositivo, la privacidad propia y de los demás, el contactar con personas desconocidas en la Red, etc., ya que es bastante frecuente que sean víctimas de intentos de grooming a estas edades si no hay una supervisión adecuada. Hay que insistirles en la necesidad de que no se fíen de nadie que hayan conocido exclusivamente por la Red, y menos quedar físicamente con ellos.
  • Es la franja de edad de los videojuegos y las videoconsolas. Hay que remarcar que las modernas videoconsolas tienen acceso a la Red por Wifi y también webcam, con lo que tienen los mismos riesgos que un ordenador o smartphone. Además se deben supervisar y adquirir los videojuegos en función de la edad del menor y del contenido que tengan, atendiendo a las indicaciones del código PEGI, e igualmente para los juegos online.
  • También en esta franja hay muchos menores que comienzan a tener un móvil, con lo que habrá que hablar de la seguridad en estos dispositivos, de los riesgos específicos, de un uso y un consumo responsable, de marcar normas de uso, etc.
  • Es muy importante a esta edad establecer límites de uso de las nuevas tecnologías, recordarles que deben usarse con sentido común, sin abusar de ellas y sin restar tiempo a otras actividades, evitando la dependencia, el cansancio, afecciones físicas por el abuso, disminución del rendimiento académico, etc

Algunos recursos para la mediación parental

Podemos considerar recursos de la mediación parental a:

  • Webs y blogs de organizaciones dedicadas a la prevención de los riesgos de las TIC, con continuas campañas y actualizaciones que conviene consultar y seguir para estar informados.
  • Estudios, noticias y estadísticas publicadas para conocer la situación actual y los hábitos y riesgos existentes.
  • Guías y manuales sobre educación en el uso de las TIC.
  • Recursos para educar a los menores como vídeos, juegos, cuentos, cómics, videotutoriales, concursos…
  • Herramientas de control parental.
  • Herramientas específicas de seguimiento y supervisión de la actividad en las redes sociales.
  • Cursos, charlas y jornadas online y/o presenciales sobre los riesgos de las nuevas tecnologías.
  • Navegadores infantiles, buscadores infantiles y redes sociales infantiles, que ya incorporan filtros y parámetros de control parental.
  • Entornos seguros para los sistemas operativos de los móviles y tabletas y apliaciones de control parental.
  • Opciones de denuncia: webs de las fuerzas y cuerpos de seguridad, opciones de denuncia y bloqueo de servicios y redes sociales, organizaciones que facilitan la denuncia de acosadores y/o de contenido, etc.
  • Herramientas, programas y aplicaciones para la protección de la información y la seguridad de los dispositivos.
Programas de control parental

Se llama Control Parental a cualquier herramienta o programa tecnológico que permite a los padres controlar y/o limitar el uso que un menor puede hacer del dispositivo o de Internet.Hoy en día tenemos una grandísima oferta de programas de control parental, tanto de forma gratuita como de pago, pero también podemos encontrar opciones de control parental en muchos dispositivos y programas que ya veníamos utilizando. Así, podemos encontrar herramientas de control parental en:

  • Los principales sistemas operativos que utilizamos (Windows, MacOS, Android, Linux, iOS…)
  • Plugins o programas que se anexionan a nuestros principales navegadores (Internet Explorer, Google Chrome, Mozilla Firefox…) permitiendo opciones de control parental para la navegación.
  • Herramientas web y software específico, de pago o gratuitos, que descargamos en nuestros dispositivos (ordenadores, tabletas y móviles) y nos ofrecen multitud de opciones.
  • Routers, que proporcionan el acceso a Internet, que ofrecen opciones de control parental.
  • Las actuales videoconsolas, así como en las modernas Smart Tv o la TDT, ofrecen opciones de control parental que deben ser exploradas y configuradas.
  • Opciones de control parental que brindan los principales Proveedores de Servicios (ISP), aquellas compañías que nos ofrecen la conexión a Internet en nuestros dispositivos y que también brindan opciones y programas de control parental a los usuarios.

Funciones de los programas de control parental

Bloqueo de palabras clave
Consiste en bloquear el acceso a las páginas que contengan aquellas palabras que creamos que llevan asociados contenidos inapropiados (sexo, apuestas, drogas, casino,…). Tiene dos pegas importantes: una, es que con ésta técnica se pueden producir numerosos “falsos positivos”, es decir, corremos el peligro de bloquear contenidos que pueden no ser nocivos para los menores ya que se bloquean las palabras aisladamente, sin tener en cuenta el contexto en el que se hayan integradas, y dos, hay muchas páginas que tienen contenido inapropiado y no incluyen las palabras clave en su contenido, por lo que programa no las bloquea y el menor podrá acceder a ellas.

Control del tiempo

Podemos limitar el tiempo que se conecte un determinado dispositivo a Internet, estableciendo los días de la semana y el horario específico para cada uno de los días. Resulta muy útil cuando no queremos que el menor se conecte cuando está solo.

Bloqueo de programas y aplicaciones

Podemos bloquear que se ejecuten en el dispositivo determinados servicios y programas del tipo mensajería instantánea, correo electrónico, descarga de programas, juegos, reproductores de vídeo y audio, etc.

Listas blancas y negras

Permiten la configuración de listas positivas (blancas), a las que se permite el acceso y listas negativas (negras), a las que se deniega.
Las listas negras consisten en determinar las páginas a las que se restringe el acceso; lo cual lleva un peligro asociado, y es la rapidez con la que se añaden cada día contenidos y páginas a la Red y por tanto es prácticamente imposible tenerlas actualizadas.
Las listas blancas son más restrictivas pero aseguran le denegación de acceso a determinados contenidos. A través de esta opción, el menor solo podría ingresar en las webs y servicios que hayamos introducido nosotros manualmente en el programa de control parental para ese dispositivo.

Etiquetado de páginas

Todas las páginas contienen una serie de etiquetas de clasificación que determinan el contenido de la misma. Con esta técnica se permite el bloqueo por parte de navegadores y herramientas a páginas que contengan ciertos contenidos determinados por los padres/educadores.

Registros

Realiza un recuento de las páginas que han sido visitadas o a las que se ha intentado visitar. Sirve para revisar y comprobar los hábitos de navegación de los menores.
Esta técnica no precisa que el menor sea consciente de que los contenidos están siendo limitados, pero la base de una navegación segura es el diálogo entre padres/educadores y menores.

Monitorización

Son herramientas que realizan un seguimiento de la actividad del menor al usar la Red y el dispositivo. Por ejemplo, registran todas las páginas web visitadas para posteriormente poder supervisar los hábitos de navegación de los menores, los términos de búsqueda que utiliza, los perfiles en redes sociales que visita, pueden hasta informar de las conversaciones en chats, mensajería, etc.

Keyloggers

Un keylogger es un software o hardware que puede interceptar y guardar las pulsaciones realizadas en el teclado de un equipo en el que se haya instalado, es decir, nos puede dar un informe de todo el texto que se ha tecleado con el teclado del dispositivo.

Herramientas que bloquean la información que sale del ordenador

Son aplicaciones que impiden difundir información personal y sensible. Esto es especialmente útil a la hora de cumplimentar formularios y hojas de registro en Internet o comprar a través de Internet con la tarjeta de crédito. Puede ser utilizado tanto para la red, como para el correo electrónico, como para los chats, etc.

Navegadores infantiles

Son herramientas que dan acceso a páginas adecuadas para los niños y adolescentes. Tienen un diseño y características apropiadas al público menor y permiten el uso de diferentes perfiles, en función de la edad del usuario.

Si quieres profundizar en el conocimiento de una herramienta de control parental, te enseñamos el ejemplo de cómo configurar una de ellas.

Configurando Qustodio

Configurando Qustodio

Debido a su sencillez, a la gran cantidad de funciones que tiene y a que es multiplataforma, es decir, que desde una misma cuenta y panel de control, se pueden configurar y controlar distintos dispositivos como el ordenador, la tableta y el smartphone, mostramos Qustodio.Lo primero que se debe hacer es crear cuentas de usuario en los dispositivos que vaya a utilizar el menor, protegiendo la del adulto (administrador) con contraseña, ya que el menor debe acceder al dispositivo a través de esas cuentas de usuario, y configuraremos el control parental para esa cuenta de usuario. Para ello podemos consultar los siguientes enlaces:

Una vez creadas las cuentas de usuario, tenemos que instalar Qustodio en los distintos dispositivos que vaya a utilizar el menor y queramos supervisar, configurar y limitar, estando disponible para los sistemas operativos que muestra la siguiente imagen. Para ello, acudimos a http://www.qustodio.com/es/family/downloads y descargamos la versión adecuada al dispositivo.

Una vez instalado en los dispositivos, desde nuestro PC podemos crear una cuenta de usuario con un correo electrónico y una contraseña, para desde esa cuenta, configurar todos los parámetros en cada uno de los dispositivos y usuarios.

A partir de aquí, podemos entrar en nuestra cuenta de Qustodio en el siguiente enlace, acceso, e ingresar nuestro correo electrónico y contraseña para acceder al panel de control.

Una vez hemos accedido, nos saldrán los distintos dispositivos donde tenemos instalado el programa, y en cada uno de ellos, los menores que hayamos añadido. Desde ahí, tenemos una serie de pestañas superiores “Resumen de actividad”, “Actividad social”, “Navegación” y “Cronología de actividad” que nos informan de la actividad del menor en ese dispositivo. Y una última pestaña “Reglas” en las que podremos configurar el control parental con las opciones que nos ofrecen para:Navegación Web, Límites de uso, Programas, Monitoreo Social, Llamadas y SMS, Localización y Botón de Pánico.

En la pestaña de Navegación web pondremos los sitios web que no queramos que visiten, establecer categorías por palabras clave, añadir excepciones, etc.

En la pestaña Límites de uso podremos establecer el calendario semanal de horas que permitiremos que ese dispositivo se conecte a Internet. Podemos establecer también permisos de conexión, bloqueos de tiempo, bloqueos de dispositivo completo y alertas, que nos llegarán a nuestra cuenta de correo electrónico vinculado, como se muestra en las siguientes imágenes.

En la pestaña Programas se puede bloquear el acceso a determinados programas o aplicaciones que consideremos que el menor no debe acceder (programas del PC o aplicaciones del móvil o la tableta como Snapchat, WhatsApp…)

La pestaña Monitoreo Social nos permite hacer un seguimiento de la actividad del menor en la Red Social de Facebook.

Desde la pestaña de Llamadas y SMS podemos configurar la supervisión de las llamadas y los sms recibidos, así como bloquear llamadas entrantes, llamadas salientes, los sms entrantes o bloquear números de teléfono determinados, tal y como se muestra en las imágenes.

La pestaña de Localización nos permite hacer un seguimiento de los terminales móviles en función de su geolocalización y actualizar esta geolocalización con la frecuencia que nosotros marquemos.

Y, por último, la pestaña Botón de pánico, nos sirve para configurar una aplicación para el terminal móvil que utilice el menor, en la pantalla de inicio de Qustodio del móvil para que, en caso de necesidad y de que el menor lo apriete, mande un correo y un sms con la geolocalización de móvil hasta 4 correos electrónicos y 4 móviles que nosotros marquemos como de confianza.

Para completar más información sobre las funcionalidades y opciones de Qustodio, acceder al siguiente enlace: Cómo funciona Qustodio.

Organismos y entidades de referencia

Recursos

RECURSOS Y JUEGOS

Advertisements